• Foropaco.com esta en estado de desarrollo, si encuentrás algún error o tienes una sugerencia no dudes en ponerlo aquí.

El diario alemán "Welt" desvela la FARSA: texto traducido del alemán al español - SE RUEGA DIFUSIÓN

Registrado
Nov 14, 2020
Mensajes
1,414
Pacopuntos
941
Pepitas de oro
130
Ubicación
BRUNETE
Todo empieza el 7 de febrero, cuando "Welt" publica un artículo sobre el escándalo denominado "PÁNICO PREMEDITADO" en Alemania, bajo el titular de "Máxima colaboración":


El Ministerio del Interior alemán redactó un documento secreto en la primera ola del Coronavirus que describía dramáticamente una amenaza. Aprovechó a los científicos para generar un discurso del miedo, según muestran los documentos internos.

A mediados de marzo del año pasado, Alemania estaba en su primer bloqueo. Las escuelas y las tiendas estaban cerradas y los nervios en el país estaban al límite. Este fue también el caso del ministro federal del Interior, Horst Seehofer (CSU). Los virólogos Christian Drosten y Lothar Wieler, éste último director del Instituto Robert Koch Institute (RKI), habían advertido urgentemente a la dirección del Ministerio del Interior: Alemania estaba amenazada con consecuencias dramáticas si el país volvía a la vida cotidiana demasiado rápido. Seehofer ahora estaba preocupado de que el cierre terminara en semana santa (pascua)como estaba planeado. El ministro estaba firmemente en contra. Envió a su secretario de Estado Markus Kerber un mensaje claro.

Kerber tenía un plan: quería reunir a los principales científicos de varios institutos de investigación y universidades. Juntos, iban a producir un documento que luego serviría como legitimación para nuevas medidas políticas duras, más allá de la semana santa, a partir de la primavera. Lanzó una convocatoria correspondiente a los investigadores: había que presentar al Covid como una amenaza más dura de lo que realmente era, y que se difundiera rápidamente a través de los medios de comunicación. En el "peor de los casos", pintaron: si Alemania no hiciera nada, más de un millón de personas en el país estarían muertas al final de la pandemia.

"Welt" ha recibido una extensa correspondencia que muestra exactamente lo que sucedió entre la alta dirección del ministerio y los investigadores durante esos días críticos en marzo de 2020. Muestra sobre todo esto: que la autoridad de Seehofer tenía la intención de reclutar a los científicos comisionados para el propósito político que tenía en mente. Las aproximadamente 200 páginas de correos electrónicos prueban que, al menos en este caso, los investigadores no estaban actuando independientemente, o como científicos, y que el gobierno federal había estado enfatizando constantemente desde el comienzo de la pandemia con un fin político, buscando un resultado predeterminado, dictado por la clase política alemana.

Un grupo de abogados, representado por el abogado de Berlín, Niko Härting, obtuvo éstos documentos en una disputa legal de meses con la autoridad y los puso a disposición de los editores. Los documentos están tachados en muchos lugares, pero revelan cómo el Ministerio del Interior influyó en los investigadores y cómo colaboraron para retratar la situación lo más amenazante posible, a través del miedo.

La colaboración comenzó con la llamada del Secretario de Estado el 19 de marzo. "Queridos Profesores", escribió Kerber al director de RKI, Wieler, así como a los investigadores del Instituto Leibniz de Investigación Económica, el Instituto Alemán de Negocios, el Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad y varias universidades. El ministerio quería formar una "plataforma de investigación ad hoc" entre su casa y los institutos con efecto inmediato. Se necesitaba un modelo de cálculo en términos de planificación. Debería ayudar a poder planificar más "medidas de carácter preventivo y represivo". El secretario de Estado pintó un cuadro distópico: se trataba de "mantener la seguridad interna y la estabilidad del orden público en Alemania a cualquier coste".

Kerber pidió el secreto: lo que se discutiría en esos círculos en los próximos días deberíamantenerse confidencial y "fuera de las instituciones operativas de gestión de crisis". "Sin burocracia", escribió Kerber, y realzó la naturaleza dramática de su tono al final del correo electrónico: dado que no se sabía "si las redes seguirían funcionando de manera confiable y durante cuánto tiempo", los participantes para transmitir sus números de teléfono y direcciones de correo electrónico privadas. Había comparado la situación "con el Apolo 13": "Tarea muy difícil, pero con final feliz debido a la máxima colaboración".
 
Registrado
Nov 14, 2020
Mensajes
1,414
Pacopuntos
941
Pepitas de oro
130
Ubicación
BRUNETE
PARTE II:

Al hacerlo, marcó la pauta del enfoque que los científicos deberían trasladar en todo momento: una presentación de la situación lo más amenazadora posible. El resultado estuvo disponible sólo cuatro días después: ese documento secreto, con el sello "VS - Sólo para uso oficial", barajaba la perspectiva inminente de hasta un millón de muertos. También dijo cómo lograr el "efecto de choque deseado" en la sociedad para evitar este peor caso aceptable. Dijo que era necesario crear imágenes como la siguiente en la mente de la gente: "Muchas personas gravemente enfermas son llevadas al hospital por sus familiares, o agonizan lentamente en casa, sin poder respirar". La idea era que la mayoría de los ciudadanos alemanes entendiesen que las medidas serían duras, pero durante un periodo corto de tiempo.

Durante esos cuatro días, Kerber y otros funcionarios ministeriales alemanes de muy alto rango siguieron meticulosamente el trabajo de los investigadores y dictaron el curso de acción. La correspondencia muestra que hubo conferencias telefónicas entre BMI (Ministerio de Interior alemán) y los investigadores a intervalos cortos mientras trabajaban en su modelo y el resultado recomendaciones. Los correos electrónicos de los investigadores sobre el progreso de su trabajo no solo se enviaron al secretario de estado sino también a varios jefes de departamentos y unidades del ministerio.

Los investigadores no se limitaron a proporcionar cifras, sino que también hicieron sugerencias concretas sobre cómo abordar "el miedo y la disposición que debía seguir la población", por ejemplo, y formularon recomendaciones de política. Hay que llevar la razón y adelantarse de forma intuitiva, sin mostrar dudas, escribió uno, cuyo nombre está redactado en el documento: "La sensación de impotencia que se está extendiendo entre los alemanes debe ser frenada por la impresión de un fuerte y eficaz intervencionismo estatal"

Los emails demostraron algo mucho más serio y preocupante: los científicos no estaban de acuerdo con la utilización política de la situación. Discutieron entre ellos, por ejemplo, qué coste tendría cada uno de los escenarios planteados. Los responsables del RKI (Robert Koch Institute) no sabían cuantificar cuantos muertos podría haber, ni siquiera una cifra aproximada. Según los estudios del RKI, un 0,56% de los alemanes infectados fallecerían por el virus. El RWI, sin embargo, aumentó esa cantidad al 1,2%, casi el doble. Uno de los investigadores reflejó en esos correos que era mejor ponerse en el peor de los casos. Kerber estaba al tanto de todas estas comunicaciones

Durante esos cuatro días, Kerber y otros funcionarios ministeriales de alto rango siguieron meticulosamente el trabajo de los investigadores y dictaron el curso de acción: la correspondencia muestra que hubo conferencias telefónicas entre BMI y los investigadores a intervalos cortos mientras trabajaban en su modelo y el resultado recomendaciones. Los correos electrónicos de los investigadores sobre el progreso de su trabajo fueron enviados no solo al secretario de estado, sino también a varios jefes de departamentos y unidades del BMI. El ministerio incluso proporcionó el esquema del documento por correo electrónico en la lista de distribución.

Llama la atención que ambas figuras aparezcan en el documento finalmente elaborado por el ministerio. Allí dice: "En un escenario muy moderado, el RKI asume actualmente una letalidad del 0,56 por ciento. Los modelos adicionales utilizan una mortalidad de casos del 1,2 por ciento". En otras palabras, el BMI decidió explícitamente no utilizar solo el valor restringido del RKI para sus cálculos, a pesar de que la agencia de Wieler es, después de todo, la responsable precisamente de eso en Alemania: proporcionar las cifras sobre las cuales argumenta el gobierno. al planificar sus medidas.

En cambio, el ministerio utilizó el "peor escenario" a propósitio, utilizando los números más impactantes. En retrospectiva, los investigadores involucrados no estaban muy equivocados con la tasa de mortalidad del 1% por ciento, aunque la proporción de personas que mueren a causa de la infección por COVID 19 no se puede cuantificar claramente, en parte porque nunca se conoce el número real de personas infectadas a cinecia cierta. Sin embargo, la mayoría de los científicos asumen que alrededor del uno por ciento de las personas infectadas en Alemania morirán a causa de o con coronavirus.

Durante esos 4 días, Kerber y otros funcionarios ministeriales de alto rango dictaron el curso de acción: la correspondencia muestra que hubo conferencias telefónicas entre BMI y los investigadores. Los correos electrónicos de los investigadores sobre el progreso de su trabajo fueron enviados no solo al secretario de estado, sino también a varios jefes de departamentos y unidades del BMI. El ministerio incluso proporcionó el esquema del documento por correo electrónico en la lista de distribución.

Llama la atención que ambas figuras aparezcan en el documento finalmente elaborado por el ministerio, pero solo utiliza una. En otras palabras, el BMI decidió explícitamente no utilizar los datos científicos del RKI para sus cálculos, a pesar de que la agencia de Wieler es, después de todo, la máxima responsable precisamente de eso en Alemania. En retrospectiva, el Secretario de Estado de BMI, Kerber, explicó la creación del documento al diario "Welt" de la siguiente manera: "Teníamos problemas concretos en mente y nos enfrentamos a la tarea de prevenir el peor de los casos"

El Robert Koch Institute no ha querido comentar nada sobre su participación en estas comunicaciones, porque era un "documento de debate interno". Y el instituto de investigación de RWI se defiende afirmando que no hubo un resumen de políticas para los hallazgos de la investigación.
 
Arriba